Crea tu plan de carrera profesional y personal


En estos tiempos que estamos viviendo nos planteamos una y otra vez qué será del futuro de nuestra sociedad, y como no puede ser menos, qué será del nuestro. Ahí nos planteamos nuestra vida personal, que nos lleva a pensar en nuestra vida profesional puesto que afecta, y viceversa. Nos vienen a la cabeza una serie de pensamientos desordenados que luego quizá sólo se queden ahí, en planteamientos en momentos determinados que no llevamos a la práctica. Todos estos planteamientos son importantes, y es un gran error dejarlos en el aire, hay que planificar una estrategia que nos motive y nos guíe hasta los objetivos que queremos alcanzar. Esta estrategia tiene un nombre: plan de carrera profesional.

Qué es y por qué es importante

El plan de carrera profesional es un “esquema” o “mapa” que lleva a un objetivo específico y define una proyección profesional y personal. Es muy importante hacerlo para no dejarte llevar por la comodidad del día a día, esto hace que el tiempo vaya pasando casi sin darte cuenta y cuando menos lo esperas no has avanzado como esperabas, ni estás donde querías estar, o la vida laboral te cambia y te encuentras totalmente desorientado o desorientada. Un plan de carrera puede guiarte y darte la tranquilidad y determinación que necesitas para salir del bloqueo rápidamente, tomar decisiones, avanzar y conseguir objetivos.

Cómo comenzar a hacer un plan de carrera profesional –  personal.

Lo primero que debes hacer es reservarte un tiempo para hacerlo, cómoda y tranquilamente. Dedicar tiempo a esto no es ningún lujo, es muy importante, tanto o más que cualquier tarea que consideres ineludible en tu día a día.

Coge las herramientas que consideres necesarias para tomar tus notas y la tranquilidad suficiente para poder concentrarte. Ahora empieza por plantearte 3 preguntas:

  • Donde estoy ahora, ¿es dónde quiero estar o es parte del camino para llegar a mi objetivo?
  • ¿Qué quiero conseguir?
  • ¿Estoy en el camino correcto para alcanzar mis objetivos?

Una vez te hayas respondido a estas preguntas puedes empezar a desarrollar tu plan. Una buena manera de empezar es haciendo una línea temporal, en la que la primera línea es donde estás y la última tu objetivo. En el espacio entre medias irás marcando en orden los pasos que tienes que realizar para llegar al objetivo final (más adelante te diremos cómo hacerlo). Esos pasos pueden ser formación, que te lleve a desarrollar habilidades para llegar al siguiente paso y una vez afianzadas te pueden llevar a otro paso, que te suponga necesitar un cambio como residencia, y así sucesivamente (por supuesto son ejemplos). Pero antes tienes que analizar tu situación actual.

Continúa por un análisis personal 

Una vez realizados los primeros planteamientos, el siguiente paso es definir la línea de inicio y analizar desde qué punto partimos, y lo haremos con un análisis DAFO.

El análisis DAFO es una herramienta de evaluación personal, tanto interna como externa, para afrontar un futuro a corto, medio y largo plazo, es utilizada por analistas, empresarios y demás. El nombre viene de las iniciales que conforman las fases del análisis: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. También se le conoce como FODA porque cambia el orden de las palabras. Es un análisis muy útil que pondrá sobre la mesa todos los aspectos a tener en cuenta para tu plan de carrera. Pero definamos qué es cada elemento para que te sea más fácil:

  • Análisis interno:
    • Fortalezas: son los factores internos o personales que favorecen al desarrollo de tu plan de carrera, como puede ser la experiencia, la ausencia de cargas personales, solvencia económica, etc.
    • Debilidades: factores que pueden impedir o frenar tu avance, como falta de conocimientos o habilidades, poca disponibilidad de tiempo, etc.
  • Análisis externo:
    • Amenazas: son los aspectos externos que afectan negativamente a nuestra carrera, como puede ser la economía, legislaciones, etc.  
    • Oportunidades: los factores positivos externos que favorecen el desarrollo de tu plan de carrera profesional/personal, como puede ser ubicación geográfica, el momento social, la poca competencia, etc.

Bien es cierto que a todos los niveles tenemos que considerar el momento en que nos encontramos ahora, la pandemia por el COVID, que aunque no tiene por qué frenar tus aspiraciones porque todo se está readaptado a la situación, pero hay que tomarlo en cuenta.

Estructura tu plan de carrera

Una vez terminado el análisis DAFO que nos servirá de guía y brújula para tener a mano siempre, podemos pasar a definir los pasos a dar para estructurar el plan, y ¿cómo? Organizando acciones, fases para realizarlas, tiempos y medición, y reevaluando los objetivos:

  • Acciones: qué tenemos que hacer, pequeñas metas para conseguir el objetivo final. Determinarlo y marcarlo en nuestra estructura o línea de acción (habilidades a desarrollar, formación, preparar tu curriculum vitae, etc).
  • Fases: esas acciones deben estar ordenadas y delimitadas, un ejemplo de una fase puede ser desde el inicio a la formación que necesitas, otra a partir de la formación a un puesto de trabajo, y otra desde ese puesto de trabajo hasta la meta final, y así cuantas fases creas necesarias, y dentro de ellas las acciones a dar.
  • Tiempo y medición: puedes intentar definir cuánto puedes tardar, y si te es difícil, ir anotando las fechas de tus acciones, esto te ayudará a medir resultados y te motivará a seguir avanzando.
  • Reevaluación de objetivos: si sigues tu plan como una guía habitual en tu vida, verás que en ocasiones tendrás que añadir o quitar acciones, y que tus pasos quizás te motiven a reevaluar tus objetivos e incluso cambies tu objetivo final. Lo importante es seguir avanzando.

Es una tarea que requiere tiempo y un objetivo claro. Si en el desarrollo desconoces cómo hacer ciertas acciones personales, profesionales, o de formación, siempre hay profesionales a los que puedes acudir que te guiarán y afianzarán tus pasos.

Una vez tengas todo bien organizado, una buena idea es tener tu plan de carrera profesional y personal a la vista, en una zona de tu oficina o de tu casa, será como tu calendario, tu guía, tu motivación, y te recordará que tienes un objetivo que cumplir, para que no te desvíes de tus objetivos, centrarte, y perder menos tiempo.

Te animamos a diseñar tu plan, hará de ti una persona una persona más segura, te dará tranquilidad, gestionarás mejor tu tiempo y centrará tu mente en tus acciones del día a día. ¿Cuándo vas a empezar tu plan de vida?

Cursos del INEM o SEPE, claves para mejorar en 2021


Cada nuevo año lo comenzamos planteándonos nuevos propósitos para mejorar en nuestras vidas ¿Te has planteado mejorar tu vida laboral? Eso implica también una satisfacción personal y nunca es tarde para hacer que suceda. 

Una de las mejores maneras de conseguirlo es formándote para actualizarte en materias de tu sector, como las que han ido apareciendo y no conoces. Otra posibilidad es que necesites cambiar incluso de profesión para tener una verdadera satisfacción personal, y puedes hacerlo tanto si estás trabajando como si no. En todos los casos puedes formarte en cursos del INEM, también conocidos por cursos del SEPE.

Mejorar con cursos del INEM o SEPE

Estos cursos son gratuitos gracias a subvenciones de organismos como el Servicio Público de Empleo Estatal, que invierten para formar a trabajadores y desempleados de forma presencial y online, para que las empresas sean más competentes en nuestro país.

Ofrecen una gran cantidad de posibilidades, que atiende a criterios de afinidad de cada competencia profesional. Las principales familias formativas son:

  • Administración y gestión
  • Agraria
  • Comercio y márketing
  • Edificación y obra civil
  • Electricidad y electrónica
  • Hostelería y turismo
  • Imagen y sonido
  • Imagen personal
  • Informática y comunicaciones 
  • Instalación y mantenimiento
  • Seguridad y medio ambiente
  • Servicios socioculturales y a la comunidad
  • Sanidad
  • Transporte y mantenimiento de vehículos

Al ser para trabajadores y desempleados, están más adaptados a las necesidades de cada uno, como puede ser la franja horaria. En el caso de los trabajadores, las empresas suelen dar más facilidades a los empleados porque suponen también beneficios para los negocios.

Ahora está la formación online

Es una modalidad que desde este pasado año ha ido apareciendo sobretodo desde la situación del COVID. La mayoría de los cursos ofrecen la posibilidad de poder ser cursados online mediante aulas virtuales, algunas con el préstamo del equipo informático, como venimos haciendo en Cursos 00, y con una gran variedad formativa adaptada a las necesidades actuales de las empresas, como es el de Delineante de instalaciones caloríficas, Actividades de gestión del pequeño comercio, Operación de redes departamentales o  Información juvenil.

Qué necesitas para acceder a cursos gratis

Lo primero que necesitas es estar inscrito en el SEPE, y para solicitar plaza para estos cursos dispones de dos métodos:

  1. Haciendo una petición a través de SEPE: es importante que recuerdes que si eliges este método, debes tener claro qué curso del inem quieres realizar.
  2. Realizar una solicitud voluntaria en los cursos INEM: aquí podrás elegir el curso que deseas hacer mediante un catálogo anual de los cursos del inem que se imparten. Para esto, lo puedes hacer:
    1. A través de la sede electrónica de tu comunidad autónoma
    2. En la oficina de empleo
    3. En los centros de formación con acreditación del SEPE

Cursos 0.0 somos uno de estos últimos centros acreditados, y te ofrecemos la posibilidad de acceder a estos cursos de forma cómoda y fácil:

  • Mediante un formulario online: podrás solicitar tu plaza en el curso que desees a cualquier hora del día mediante nuestra web, y nosotros nos pondremos en contacto contigo para informarte de todo.
  • Vía telefónica: tenemos a tu disposición a profesionales que te atenderán de forma personal, en el 91 183 31 21 de lunes a jueves de 9 a 18 horas y los viernes de 9 a 15 horas.

Ventajas de la formación con los cursos del SEPE

Muchos opinan que al ser formación gratuita no tiene el valor suficiente como para darle importancia y que ni las empresas se la dan, pero están equivocados. Esta formación está pagada por diversas administraciones y el Fondo Social Europeo, por lo que se exige una formación de calidad, las empresas lo saben.

Pero, para que lo tengas más claro, vamos a nombrarte algunas de las ventajas de la formación de los cursos del INEM

  1. Actualización: el mundo empresarial está en continua modernización e innovación, y el ritmo de evolución es cada vez más rápido. Hay métodos de trabajo que hoy son simplemente nuevos y mañana son imprescindibles. Por ello el aprendizaje hay que tenerlo muy presente en nuestro entorno de trabajo y en nuestro sector.
  2. Especialización: centrarse en una actividad concreta y mejorar en ella a base de nuevos conocimientos, te dará valor en tu empresa o en futuras empresas a las que te quieras postular. 
  3. Titulación: este tipo de formación te dotará de una titulación oficial correspondiente a los conocimientos adquiridos. Además, en muchos de ellos te formarás empresarialmente porque tienen prácticas en empresas, tus conocimientos se afianzarán mucho más para ponerlos en uso cuanto antes. 
  4. Evolución personal: aprender cosas nuevas no solo sirve para conseguir un trabajo mejor o ascender en tu empresa, puede afectar a todas las áreas de tu vida; tienes una mayor capacidad de adaptarte al cambio, eres capaz de tomar decisiones y resolver mejor los problemas, mejora tu calidad de vida y tus relaciones, tanto contigo mismo como con los demás. Con todo ello, es más probable que alcances tus objetivos, estés más positiva o positivo y por tanto más feliz.

La formación solo puede aportar bienes a tu vida personal y laboral, y tienes la posibilidad de acceder a ella de forma fácil, rápida y gratuita. Si en tu lista de metas para el nuevo año está mejorar varios aspectos de tu vida, aquí tienes un pack de propósitos para tachar en tu lista ¿Vas a aprovechar las oportunidades que mejora que te ofrece?

Soft skills, las habilidades que demandan las empresas


La implantación “urgente” del teletrabajo ha cambiado los métodos de trabajo en muchas empresas. Ante este panorama, muchos profesionales se han encontrado con obstáculos para trabajar en equipo, realizar trabajos colaborativos, e incluso, mantener una comunicación activa y constante. Es aquí, donde se pone en evidencia la importancia de las habilidades como la persuasión, la comunicación, la inteligencia emocional, la creatividad o la capacidad de colaboración virtual; las soft skills.

A día de hoy, las soft skills de una organización son uno de sus principales activos. Tal y como recoge el estudio Future Workforce Strategy, desarrollar las soft skills en las organizaciones aumenta la productividad en un 12% y ofrece un retorno de la inversión del 250%.

Qué son las soft skills

Todas estas habilidades que las empresas están demandando a día de hoy más que nunca son las soft skills (en español, habilidades blandas). Son aquellas que tienen que ver con las personas, se aprenden en la vida diaria y son las que consiguen que las trabajadoras y los trabajadores tengan una buena integración en los ambientes laborales. organización del tiempo o automotivación.

Las principales características de las soft skills se pueden entrenar. De hecho, el atributo blandas se debe a que se estas habilidades se pueden moldear, transformar y mejorarForman parte de las soft skills tanto habilidades interpersonales de comunicación, negociación o trabajo en equipo, como habilidades intrapersonales de autonomía,

Soft skills vs Hard skills: las soft skills (habilidades blandas), también llamadas habilidades sociales, son las que tienen que ver con personas. Por su parte, las hard skills (habilidades duras), también denominadas habilidades técnicas, son las propias y específicas de cada puesto de trabajo.

Tipos de Soft skills

Algunas tienen más que ver con con cada persona; otras están más enfocadas a las relaciones con los demás. Las más importantes: 

  • Habilidades de comunicación: la capacidad para transmitir ideas, la expresión escrita y oral, la escucha activa y la asertividad son algunas de las soft skills comunicativas. 
  • Resolución de problemas: profesionales resolutivas y resolutivos, proactivas y proactivos, con mentalidad de diseño (design thinking) y capaces de encontrar respuestas creativas a los problemas que puedan aparecer en el día a día.
  • Liderazgo: la gestión de equipos, las habilidades sociales, la toma de decisiones, la capacidad para asumir riesgos y la motivación de las personas. 
  • Trabajo en equipo: la empatía, el respeto, la amabilidad, la aceptación de la crítica constructiva o el positivismo.
  • Gestión del tiempo: la planificación, la organización y la capacidad para priorizar tareas, son enormemente necesarias en las empresas de hoy, y también en las del futuro. 
  • Negociación: la capacidad de persuasión y argumentación, la paciencia, la destreza para generar confianza o la adaptabilidad
  • Pensamiento crítico: las habilidades de reflexión y razonamiento lógico, análisis, observación crítica, así como la humildad o la apertura a nuevos escenarios son soft skills asociadas al pensamiento crítico.

Top 5 de las soft skills más demandadas en 2020:

Algunas tienen más que ver con con cada persona; otras están más enfocadas a las relaciones con los demás. Las más importantes:

  1. Resolución de problemas: proactividad, anticiparse a las dificultades, la capacidad de respuesta, mentalidad resolutiva, etc.
  2. Pensamiento crítico: Analizar la realidad y el máximo número de puntos de vista, conocer las fortalezas y debilidades del equipo.
  3. Inteligencia emocional: cualidad básica en un entorno laboral con una creciente cultura corporativa de trabajo en equipo. Necesaria para llevar a cabo cualquier proyecto colaborativo, interactuar con todos los perfiles profesionales.
  4. Escucha activa: este término no sólo se refiere al propio acto de escuchar, sino también al interés de quien recibe el mensaje, para poder establecer un diálogo constructivo, con el objetivo de acercarse a un consenso final. Además, fomenta el buen ambiente laboral.
  5. Adaptabilidad: marcará el futuro del mercado laboral. Es la capacidad que tienen las personas de habituarse a la llegada de nuevos cambios, tanto digitales como culturales y sociales, para así trabajar con personas de múltiples orígenes, enfoques y trayectorias.

Los expertos coinciden en que es importante que los profesionales sean capaces de adaptarse para afrontar y reaccionar de manera asertiva a los cambios. Influye también la situación de incertidumbre y volatilidad, que hace necesario que los profesionales sepan responder de forma flexible y eficiente ante cada situación, y para ello, la clave está en el aprendizaje ágil y la formación continua.