La formación, la mejor opción postvacacional


¿Piensas permanecer inmutable después de la época de vacaciones? ¿O prefieres mejorar tu vida laboral? La formación, tanto para trabajadores como desempleados, es la mejor opción.

Después de las vacaciones, comenzamos una nueva etapa en esta nueva normalidad. Tras desconectar unos días, toca volver activarnos en la vida laboral, aunque cueste, pero debemos aprovechar que hemos cargado pilas y comenzar esta nueva etapa con metas en nuestra lista de propósitos. Y en cuanto a empleo se refiere, una de nuestras metas debe ser actualizar nuestros conocimientos, porque, como os contamos en nuestro artículo «La importancia de reciclarse para adaptarse», lo que antes era conseguir un título para tener un buen empleo y no volver a estudiar nunca más, ya no existe. Tengamos empleo o no, a día de hoy nuestra sociedad laboral busca personas actualizadas y proactivas, así que aprovechar la formación gratuita que tenemos a nuestro alcance debería ser uno de nuestros objetivos.

Es innegable el impacto que ha tenido la tecnología en todos los ámbitos de la vida. Y el entorno laboral, no es la excepción. El acceso a cada vez más información ha generado un empleado más empoderado, que demanda mayor transparencia, flexibilidad y objetivos bien definidos por parte de las empresas que están en busca de su talento o que quieren retenerlo. Al igual que, por la situación que estamos viviendo con el COVID-19, algunos de los empleos más demandados son la Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes y el Transporte sanitario.

Las ventajas de la formación para trabajadores y aspirantes a un puesto de trabajo son muchas, entre ellas ventajas están:

  • Amplían conocimientos, habilidades y destrezas.
  • Favorece la integración social de cada empleado.
  • Pueden aspirar a ser un mejor candidato para un puesto de trabajo.
  • Permite mejores formas de trabajar y el uso de nuevas tecnologías.
  • Incrementa la seguridad en el empleo.
  • Potencia al trabajador para asumir responsabilidades, tomar decisiones eficientes y resolver problemas.
  • Mejora la eficiencia en los procesos.

Pero la formación no solo favorece a los trabajadores, también a las empresas, incluso podríamos decir que son las principales beneficiarias. Algunas de las ventajas de la formación para las empresas son:

  • Adapta la empresa a las últimas tendencias del mercado
  • Aumentan las ventajas competitivas de la empresa.
  • Mejora la productividad, la competitividad y la rentabilidad de la empresa.
  • Incrementa la calidad de los productos y servicios.
  • Favorece la investigación e innovación en nuevos productos.
  • Facilita consolidar y transmitir los valores de la empresa.

Así pues, no lo dudes, fórmate, comienza esta nueva etapa con actitud positiva y activa. Es el momento de avanzar y lo tienes fácil, no tienes excusa, así que ¿a qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *