Como enfrentarte a una entrevista de trabajo


A todos nos ha pasado alguna vez que nos hemos tenido que enfrentar a una entrevista de trabajo y esto, para las personas que carecemos de experiencia a la hora de hacerlo, puede llegar a resultarnos un poco abrumador.
Desde Cursos 00 queremos daros unos cuantos consejos para ayudaros a que, si os tenéis que enfrentar próximamente a una entrevista, esa sensación de vértigo o ese nerviosismo sea menor.

Antes de la entrevista. 

  • Es muy importante saber la hora y el lugar exacto de la entrevista, el trayecto que seguiremos, cuánto se tarda, etc. En fin, todo lo relacionado con la puntualidad.
  • Otro dato que nos puede ser de ayuda es saber el nombre de la persona que nos va a entrevistar. Si su nombre es extranjero, saber también cómo se pronuncia.
  • Algo de vital importancia es saber la información específica de la empresa a la que estamos ofertando. Y, si has hecho pocas entrevistas, deberías prepararte ciertas preguntas.

Durante la entrevista:
Es muy importante la puntualidad. En caso de que vayas a llegar tarde, debes avisar con antelación. Y cuando llegues a la entrevista, en vez de decir: “Lo siento por la tardanza”, es mejor que decir: “Gracias por esperarme”. Con esto lograrás hacer que la otra persona se sienta halagada por resaltar una “cualidad positiva”.
Saluda a tu entrevistador por su nombre y apellidos.
Mira a los ojos a la persona que te está entrevistando.
Mantén una correcta pose corporal.
Presta mucha atención a lo que te dicen. Esto hará que seas un buen conversador.

Lo que debemos y no debemos responder en las preguntas.

  • Cuando te pregunten sobre tu experiencia laboral. No te dediques a narrar en qué compañía estabas y las actividades que realizabas. Esto es algo que pueden leer perfectamente en tu c.v. Un consejo para responder a esta pregunta: puedes contar lo que aprendiste y los retos que conseguiste superar.
  • ¿Por qué decidiste aplicar a este trabajo? Hay que saber que demasiada sinceridad a veces es malo. Evita decir que es la única entrevista que tienes. Debes mostrar más interés por el puesto.
  • ¿Dónde te ves dentro de 5 años? No puedes mostrar arrogancia o soberbia, pero sí puedes mostrar ambición.
  • ¿Cuál es tu mayor defecto? Hay un tip muy importante, consiste en decir que estás trabajando en ello. Un ejemplo de esto: en mi caso soy una persona muy acelerada y muy inquieta, por lo que respondería: “Soy una persona muy acelerada, entonces quiero que las cosas se den de manera rápida, pero tengo que entender que todo tiene un proceso. Por este motivo y para mejorar, creo planes de trabajo para que las cosas vayan evolucionando de acuerdo al plan”.
  • ¿Cuáles son tus debilidades? Lo que no debes decir o hacer:  Lo que estas diciendo no debe ser improvisado, impreciso o decir que no tienes debilidades/defectos, cliché, irreal, sin plan de acción.
    Lo que sí puedes decir/hacer: A veces es difícil para mí decirle que no a las personas, con lo cual puedo llegar a tener más trabajo del que debería y me puedo sentir agobiado. Por este motivo, priorizo mis responsabilidades y, si puedo, ayudo sin que esto impacte negativamente en mi flujo de trabajo. Escoger una debilidad que NO afecte directamente a las funciones del puesto. Sé honesto y escoge una oportunidad real, menciona tu plan de acción, demuestra self-awareness (conciencia de ti mismo) y, sobre todo, sé natural.
  • Háblame de ti: Lo que no debes hacer. No des datos absurdos o innecesarios, como por ejemplo, contar tu vida, dónde naciste, etc. No prepararse la respuesta, señalar tus debilidades, hablar con poca seguridad y cámbialo por esto: “Soy Luisa, acabo de graduarme en Marketing, elegí esa carrera porque siempre he pensado que el marketing está en absolutamente todas las acciones de la vida cotidiana y gracias a ello he podido desarrollar competencias como el trabajo en equipo. Y estoy aquí porque me interesa desarrollarme profesionalmente en esta área”.
  • ¿Cuánto dinero te gustaría cobrar? No puedes decir: “Me da igual” “lo que os venga bien” o cifras exageradas. Lo que sí puedes decir: “No había pensado en una cifra exacta. Esperaba que me dijerais vosotros cuanto habíais pensado” . “Actualmente estoy percibiendo/ recibiendo entre 30-35 mil euros, pero dado a mi interés por la vacante también estoy dispuesto a una negociación”.

Preguntas que puedes hacer tú.

  • ¿Cuáles son las responsabilidades y tareas principales del puesto?
  • ¿Qué habilidades debe tener el candidato que buscan?
  • ¿El puesto al que estoy aplicando es un puesto existente o es de nueva creación?
  • ¿En caso de que yo fuera el candidato/a seleccionado/a como es el equipo con el que estaría trabajando?

Además, al final de cada entrevista suelen preguntar si tenemos alguna duda, a lo que deberemos responder con otra pregunta: Si tengo la oportunidad de trabajar con ustedes ¿De aquí a un año qué tengo que haber hecho para que la empresa sienta que fue un acierto contratarme? Lo importante de esta pregunta es que mientras te están respondiendo, te están visualizando a ti, trabajando y esforzándote en el proceso Esto te dará ventaja frente a otras personas porque te posicionas como una de las mejores, por no decir como la mejor opción.

Para finalizar, os dejamos el top 4 palabras completamente prohibidas a la hora de realizar una entrevista:

Portada de entrevista de trabajo 2

  • Te voy a ser sincera/o: Esto de nota o da la sensación de que el resto de la entrevista has mentido o sueles mentir con facilidad.
  • Usar onomatopeyas o palabras de relleno, ejemplo: “Mmm” “Eeeeh” “Bueno…”, esto demuestra que no estás seguro de ti mismo/a.
  • Soy la mejor, está muy mal visto el egocentrismo.
  • Perdona no tenía ni idea. Esto demuestra poco interés por el puesto de trabajo.

Si os ha servido de ayuda hacédnoslo saber en los comentarios. Desde cursos 00 no te deseamos suerte porque es para los mediocres. Te deseamos éxitos, porque tienes todo lo necesario para lograr lo que te propones.

La Formación Sectorial para Trabajador@s.


Si quieres que tu carrera profesional de un salto cualitativo y destaques de otras personas, la formación es la clave. La adquisición de determinados conocimientos hará que mejoren tus condiciones laborales, tus oportunidades, e incluso tu retribución.  Y para conseguirlo no es necesario que inviertas ni un céntimo, tan sólo tiempo, ya que existe una amplia oferta formativa de cursos 100% subvencionados. Para poder acceder a estos cursos es imprescindible pertenecer al sector de actividad o al convenio colectivo al que se destina la formación. Pero, ¿qué son los programas de formación sectorial?

Es una serie de acciones formativas dirigidas a la formación de trabajadores, con el fin de desarrollar acciones formativas de interés general para un determinado sector y para satisfacer necesidades específicas de formación del mismo. Las acciones específicas de estos programas también podrán dirigirse al reciclaje y recualificación de trabajadores procedentes de sectores en situación de crisis. Esta formación también está dirigida a autónom@s o en situación de ERTE.

Estas son las razones por las que seguir formándote mientras trabajas:

  • Te mantendrás al día con las novedades de tu sector
  • Ganarás una ventaja competitiva frente al resto de trabajadores con tu perfil
  • Mejorarás tus competencias actuales y adquirirás otras nuevas
  • Cultivarás el hábito de estudio
  • Tendrás nuevas ideas
  • Se te abrirán nuevas posibilidades y nuevos campos
  • Formarte es una inversión de futuro, te enriquece tanto a nivel personal como profesional
  • No formarte pone en riesgo tu futuro profesional

Aunque la formación sea una obligación de la empresa, los expertos recomiendan a los empleados “tomar el control de sus carreras profesionales”. Y es que el mercado laboral actual exige a todos la constante actualización de conocimientos y habilidades para adaptarte a los cambios propios de cada sector.

Aprovechar el verano


¿Sabías que formarse en verano es una idea estupenda para los desemplead@s o trabajador@s que desean ampliar su currículum este verano con mayores competencias profesionales?

Si todavía no te ha surgido la oportunidad de reincorporarte al mercado laboral y tu formación complementaria está estancada, el verano es tu mejor inversión.

Mejorar las competencias profesionales es clave para impulsar la empleabilidad. Las habilidades adecuadas permiten dar respuesta a las necesidades del mercado laboral y acceder a los sectores profesionales emergentes. ¿Qué te falta en el currículum? Descubre la formación que necesitas para desarrollar tus competencias y mejorar tu perfil profesional.

Dejar de adquirir nuevos conocimientos o explorar otras áreas es una dinámica a la que, a menudo, nos vemos abocados cuando ya tenemos trabajo o llevamos tiempo en una misma empresa. Pasamos años preparándonos para encontrar un empleo, y cuando ya lo tenemos, dejamos de hacerlo. ¿Nos falta avaricia? ¿Somos demasiado conformistas? ¡No! Normalmente este comportamiento se debe al poco tiempo del que disponemos en nuestro día a día. Por esta razón, es muy positivo poder aprovechar el verano y nuestro tiempo libre para formarnos.

El tiempo de ocio disponible en esta época del año, junto con las nuevas tecnologías que nos permiten acceder a la formación desde cualquier lugar y en cualquier momento, hacen del verano y la formación online, una combinación perfecta para mejorar nuestras capacidades profesionales.

Si estás pensando en realizar un curso este verano te contamos las ventajas que tiene formarse en esta época del año:

  • Adquirir perfiles más especializados
  • Renovarse
  • Aprendizaje en un ambiente más ameno
  • El verano es excelente para probar nuevas experiencias

Te invitamos a que le eches un vistazo nuestra oferta formativa, seguro que satisfacen tus necesidades.

Top 7 Soft Skills 2021


En nuestra noticia anterior, estuvimos viendo qué son las soft skills, los tipos y las 5 más demandadas en 2020. Pero el nuevo año se acerca y, para estar a la vanguardia, lo mejor es conocer las soft skill que se van a demandar el año que llega.

Antes de ello, debemos tomar en cuenta que las soft skills son transversales y utilizables para cualquier profesión, y serán cada vez más importantes por la evolución y necesidad que se está produciendo en la digitalización de las empresas. Ante el nuevo panorama laboral que estamos viviendo, están cambiando los requisitos en cuanto a capacitación y desarrollo de los empleados, y aunque las habilidades sociales siguen siendo importantes, cambia el enfoque hacia el trabajo en remoto y las adversidades que pueda provocar.

En base a ello, las solf skills para 2021 que deben subrayar tanto empresarios como empleados  son:

Gestión del tiempo

Es una habilidad esencial que se mantiene, tanto para el teletrabajo como para el trabajo presencial, dado que un empleado que prioriza y administra bien sus ocupaciones controla su carga de trabajo y, por tanto, ocasiona una estabilidad en el desarrollo empresarial, su propio bienestar laboral y personal.

Comunicación y colaboración

Hay encuestas recientes que evidencian que, aunque son las soft skills mas importantes para el avance de las empresas, son de las que más carencias hay entre los empleados. Son valores que ayudan a la armonía y el éxito en los equipos, pero no es un don natural, requieren de dedicación y esfuerzo personal, escucha activa, gestión de las emociones ante adversidades, empatía, son algunas de las características que requieren.

Liderazgo

Entre las principales características están: toma de decisiones rápida y eficaz, la gestión de empleados, la inteligencia emocional y cultural, y la resolución de problemas. Todas estas habilidades beneficiarán a la evolución del equipo de trabajo y al desarrollo de estas habilidades básicas entre los empleados, ayudando a que puedan tomar iniciativas, aportar nuevas ideas, dar su opinión, enfrentarse a situaciones difíciles, etc. Un buen líder aumenta la confianza y el bienestar del equipo de trabajo, indispensables para el éxito empresarial.

Adaptabilidad

Esta cualidad ha cobrado importancia con la COVID-19, considerándose una de las soft skills mas importantes, y demostrando que ante cualquier situación empresarial es fundamental, y recalcando la valía de un empleado con esta habilidad ante las adversidades, puesto que ayuda a que el flujo de trabajo sea óptimo e irrompible.

 

Inteligencia emocional

Es otra soft skills ha demandado el 2020, al igual que la adaptabilidad. Como dijimos en nuestro artículo en referencia a las soft skills, es una cualidad básica en un entorno laboral con una creciente cultura corporativa de trabajo en equipo, y consiste en manejar las emociones propias y las de los demás, ayuda a la retroalimentación y la confianza personal. Es necesaria para llevar a cabo cualquier proyecto colaborativo, interactuar con todos los perfiles profesionales.

Pensamiento crítico

La capacidad de evaluar, analizar la realidad y el máximo número de puntos de vista, conocer las fortalezas y debilidades del equipo, es una habilidad que lleva a los equipos y a los empleados individualmente hacia el mejor camino como respuesta ante situaciones y decisiones importantes.

Creatividad y curiosidad

Son habilidades que no sólo están relacionadas con el arte y el diseño, también con la inquietud de encontrar y/o crear soluciones y mejoras. Estas soft skills son muy necesarias en las empresas, la visión que tienen las personas que tienen la capacidad de utilizar estas habilidades ayudan a la evolución y el desarrollo de un negocio, para estar a la vanguardia y encontrar elementos diferenciadores ante la competencia.

Soft skills, las habilidades que demandan las empresas


La implantación “urgente” del teletrabajo ha cambiado los métodos de trabajo en muchas empresas. Ante este panorama, muchos profesionales se han encontrado con obstáculos para trabajar en equipo, realizar trabajos colaborativos, e incluso, mantener una comunicación activa y constante. Es aquí, donde se pone en evidencia la importancia de las habilidades como la persuasión, la comunicación, la inteligencia emocional, la creatividad o la capacidad de colaboración virtual; las soft skills.

A día de hoy, las soft skills de una organización son uno de sus principales activos. Tal y como recoge el estudio Future Workforce Strategy, desarrollar las soft skills en las organizaciones aumenta la productividad en un 12% y ofrece un retorno de la inversión del 250%.

Qué son las soft skills

Todas estas habilidades que las empresas están demandando a día de hoy más que nunca son las soft skills (en español, habilidades blandas). Son aquellas que tienen que ver con las personas, se aprenden en la vida diaria y son las que consiguen que las trabajadoras y los trabajadores tengan una buena integración en los ambientes laborales. organización del tiempo o automotivación.

Las principales características de las soft skills se pueden entrenar. De hecho, el atributo blandas se debe a que se estas habilidades se pueden moldear, transformar y mejorarForman parte de las soft skills tanto habilidades interpersonales de comunicación, negociación o trabajo en equipo, como habilidades intrapersonales de autonomía,

Soft skills vs Hard skills: las soft skills (habilidades blandas), también llamadas habilidades sociales, son las que tienen que ver con personas. Por su parte, las hard skills (habilidades duras), también denominadas habilidades técnicas, son las propias y específicas de cada puesto de trabajo.

Tipos de Soft skills

Algunas tienen más que ver con con cada persona; otras están más enfocadas a las relaciones con los demás. Las más importantes: 

  • Habilidades de comunicación: la capacidad para transmitir ideas, la expresión escrita y oral, la escucha activa y la asertividad son algunas de las soft skills comunicativas. 
  • Resolución de problemas: profesionales resolutivas y resolutivos, proactivas y proactivos, con mentalidad de diseño (design thinking) y capaces de encontrar respuestas creativas a los problemas que puedan aparecer en el día a día.
  • Liderazgo: la gestión de equipos, las habilidades sociales, la toma de decisiones, la capacidad para asumir riesgos y la motivación de las personas. 
  • Trabajo en equipo: la empatía, el respeto, la amabilidad, la aceptación de la crítica constructiva o el positivismo.
  • Gestión del tiempo: la planificación, la organización y la capacidad para priorizar tareas, son enormemente necesarias en las empresas de hoy, y también en las del futuro. 
  • Negociación: la capacidad de persuasión y argumentación, la paciencia, la destreza para generar confianza o la adaptabilidad
  • Pensamiento crítico: las habilidades de reflexión y razonamiento lógico, análisis, observación crítica, así como la humildad o la apertura a nuevos escenarios son soft skills asociadas al pensamiento crítico.

Top 5 de las soft skills más demandadas en 2020:

Algunas tienen más que ver con con cada persona; otras están más enfocadas a las relaciones con los demás. Las más importantes:

  1. Resolución de problemas: proactividad, anticiparse a las dificultades, la capacidad de respuesta, mentalidad resolutiva, etc.
  2. Pensamiento crítico: Analizar la realidad y el máximo número de puntos de vista, conocer las fortalezas y debilidades del equipo.
  3. Inteligencia emocional: cualidad básica en un entorno laboral con una creciente cultura corporativa de trabajo en equipo. Necesaria para llevar a cabo cualquier proyecto colaborativo, interactuar con todos los perfiles profesionales.
  4. Escucha activa: este término no sólo se refiere al propio acto de escuchar, sino también al interés de quien recibe el mensaje, para poder establecer un diálogo constructivo, con el objetivo de acercarse a un consenso final. Además, fomenta el buen ambiente laboral.
  5. Adaptabilidad: marcará el futuro del mercado laboral. Es la capacidad que tienen las personas de habituarse a la llegada de nuevos cambios, tanto digitales como culturales y sociales, para así trabajar con personas de múltiples orígenes, enfoques y trayectorias.

Los expertos coinciden en que es importante que los profesionales sean capaces de adaptarse para afrontar y reaccionar de manera asertiva a los cambios. Influye también la situación de incertidumbre y volatilidad, que hace necesario que los profesionales sepan responder de forma flexible y eficiente ante cada situación, y para ello, la clave está en el aprendizaje ágil y la formación continua.